EL RINCON DE LOKI

Hola, para mejor disfrute del foro es mejor estar registrado.
¡¡Anímate!!

Un rincón para la naturaleza y los perros

Bienvenidos a la Manada de Loki, también puedes visitarnos en nuestro BLOG

    Para salvarse de la extinción el quoll debe aprender a no comer sapos

    Comparte
    avatar
    Loki
    Fundador
    Fundador

    Masculino
    Cantidad de envíos : 389
    Edad : 40
    Localización : Asgard
    Respeto de las reglas del foro :
    100 / 100100 / 100

    Reputación : 18
    Puntos : 856
    Fecha de inscripción : 14/02/2008

    Hoja de personaje
    Nombre Real: Loki
    Vida:
    0/100  (0/100)

    Para salvarse de la extinción el quoll debe aprender a no comer sapos

    Mensaje por Loki el Lun Abr 19, 2010 12:22 am

    El quoll está en peligro de extinción. Ha sido una de las víctimas que el venenoso sapo de la caña se ha cobrado en la fauna autóctona australiana desde que fue introducido en la isla en 1935, con el objetivo de controlar a la plaga de escarabajos que azotaba los campos de caña de azúcar. Y no es que sea presa del sapo sino más bien de los impulsos glotones que le llevan a comérselo.

    Quizá habría que empezar por explicar qué es un quoll, pues no es de las especies nativas australianas más conocidas. Se trata de un marsupial que físicamente parece un cruce entre un canguro, por su parte trasera, y un roedor grande, por su parte delantera. Como tiene el tamaño de un gato medio, se le conoce también como gato nativo.

    El quoll tiene un apetito voraz, característica que ha jugado en su contra desde que el sapo de la caña, altamente tóxico, fue introducido. ¿Qué hacer con un animal que muere por comer lo que no debe? Enseñarle a dejar de comerlo. Es lo que los científicos australianos están intentando enseñar al quoll, y me preguntó si será tarea fácil entrenar a un animal salvaje.

    Richard Shine, Jonathan Webb y Stephanie O’Donnell, de la Universidad de Sydney, intentan crear una aversión en los quoll hacia los sapos de la caña. Para ello, alimentan a los jóvenes marsupiales con pequeños sapos de la caña muertos y rociados con un químico que induce a la nausea.

    Los sapos son tan pequeños que comerlos no resulta letal para los quoll. No letal pero sí tan desagradable, gracias al químico, que la vivencia se queda grabada en la memoria del marsupial. Y funciona, pues el experimento llevado a cabo por los científicos resultó en que las hembras quoll que estaban condicionadas por la vomitiva experiencia sobrevivían casi el doble que las que no lo estaban.

    Es curioso ver las aplicaciones científicas con fines psicológicos


    _________________



    Invitado bienvenido al foro, disfruta con su contenido y aporta cuanto gustes

      Fecha y hora actual: Miér Oct 18, 2017 3:51 pm