EL RINCON DE LOKI

Hola, para mejor disfrute del foro es mejor estar registrado.
¡¡Anímate!!

Un rincón para la naturaleza y los perros

Bienvenidos a la Manada de Loki, también puedes visitarnos en nuestro BLOG

    Ansiedad por Separación (APS)

    Comparte
    avatar
    Loki
    Fundador
    Fundador

    Masculino
    Cantidad de envíos : 389
    Edad : 40
    Localización : Asgard
    Respeto de las reglas del foro :
    100 / 100100 / 100

    Reputación : 18
    Puntos : 856
    Fecha de inscripción : 14/02/2008

    Hoja de personaje
    Nombre Real: Loki
    Vida:
    0/100  (0/100)

    Ansiedad por Separación (APS)

    Mensaje por Loki el Jue Nov 22, 2012 11:06 am

    Para tratar la ansiedad por separación se recomienda dividir el trabajo en 2. Una parte que trabaja directamente sobre el problema principal (que el perro se quede solo en casa) y una segunda parte asociada a fomentar la madurez del perro, su independencia y su capacidad para gestionar situaciones potencialmente negativas. Es muy habitual tratar exclusivamente la primera parte cuando generalmente es mas importante y mas util la segunda. Ambas pueden y deben ser trabajadas simultáneamente para corregir un problema de APS.
    En primer lugar vamos a establecer unas pautas basicas cuando tengamos que marcharnos. No debemos generar expectativas en el perro ni al marcharnos ni al volver. El perro no debe quedarse esperando en la puerta porque sabe que cuando volvamos va a recibir más atención, eso potencia el problema. Al salir de casa no debemos comenzar una relación social que pueda crear en el perro una expectativa de atención o de juego, pues al cerrar la puerta la vamos a cortar bruscamente. No se trata de no mirarle, incluso puedes hablarle pero siempre sin generar en el perro una expectativa de que vaya a recibir atención. Al volver lo mismo. No pasa nada por saludar al perro, sin excitación pero no debemos permitir que se suba encima o comenzar a jugar con el. Mucha gente recomienda entrar a casa sin tan siquiera mirar al perro. Esto no es lo correcto, el perro no va a entender esa situacion. Lo correcto sería un simple "hola bicho" en un tono neutro, que no genere ninguna expectativa, pero reconociendo al perro que le hemos visto. Después simplemente seguimos con nuestras actividades sin hacer demasiado caso al perro durante unos minutos.
    No debemos "engañar" al perro a la hora de salir de casa. Eso de encerrarle sin que se entere que nos hemos ido, o tirarle algo y que cuando vuelva ya no estemos solo empeora el problema, ya que el perro no entiende que ha pasado y puede quedarse buscándonos. Es conveniente que el perro sea consciente de que nos hemos ido, aunque no lo es que el perro centre su atención sobre el hecho de que nos vayamos. Es muy práctico echarle unos trozos de comida en el suelo cuando nos vayamos y que él lo busque mientras ve como nos marchamos. De esta forma el perro se entera de que nos hemos ido pero no centra su atención sobre el hecho de que nos vayamos o sobre la puerta.

    Cansar al perro es otro de esos consejos que se dan continuamente. El agotamiento físico no va a solucionar el problema pero si es verdad que un perro que lo pasa mal cuando nos vamos, si está cansado va a quedarse más tranquilo, va a generar menos actividad e incluso se va a quedar dormido.

    Muy importante, dejarle juguetes interactivos (Aquellos con los que el perro interactúa para sacar comida) al perro durante las salidas, y juguetes que pueda morder. También podemos plantearle algún juego de olfato escondiéndole comida durante nuestra ausencia. Se trata de distraer la atención del perro sobre aquello que le evoque el estado de ansiedad, por lo que colocaremos juguetes de este tipo en las puertas o en los lugares en los que suele manifestar la ansiedad por separación (por ejemplo los muebles que muerde).

    Si al volver el perro se pone muy pesado al saludarnos, deberíamos contraacondicionar el saludo con una acción incompatible. Por ejemplo le enseñamos el comando “quieto” o “a tu sitio”.

    Además debemos realizar un programa de salidas preprogramadas donde buscamos alargar la expectativa del perro hasta que por puro agotamiento la rompa con alguno de los juguetes interactivos, o alguno de los desafíos de olfato que hemos planteado. Debemos tener en cuenta que estas salidas no son una cuestión de habituación, si no un trabajo con la expectativa por lo que no debemos saltarnos pasos. A lo mejor parece que el perro puede aguantar mas tiempo del programado o que una salida de 1 minuto es absurdo pero se trata de que el perro vaya alargando la expectativa hasta que la rompa, no que se habitue a las salidas. Por cierto, no se trata de entrenar al perro a aguantar mas tiempo, por lo que no debemos seguir un programa de incremento lineal del tiempo de las salidas.
    Por ejemplo:
    Primer dia: 2 salidas de 1 minuto
    Segundo dia: 2 salidas de 2 y 1 minuto
    Tercer dia: 1 salida de 5 minutos
    Cuarto dia: 2 Salidas de 2 minutos
    Quinto dia: 2 salidas de 10 y 2 minutos
    Sexto dia: 1 salida de 5 minutos
    Septimo dia: 2 salidas de 10 y 5 minutos
    Octavo dia: 2 salidas de 2 y 7 minutos
    Noveno dia: 2 salidas de 5 y 15 minutos
    Decimo dia: 1 salida de 10 minutos.

    Y asi sucesivamente. Durante estas salidas vamos a seguir TODAS las pautas que ya hemos mencionado, asi como cualquier otra medida antiestres: Psicofarmacos, camisas abrazadoras, feromonas…

    Este programa de salidas es una de las medidas para combatir la APS y no la medida principal, como mucha gente piensa. Se puede realizar aunque se salga de casa al trabajo durante varias horas. Llevara un poco más de tiempo, pero no es incompatible. Recordemos que no es un proceso de habituación lo que buscamos con estas medidas.

    Tambien es recomendable que el perro no asocie el ponernos la ropa o cualquier otra acción al hecho de irnos ya que esa acción genera la expectativa de que nos vamos a ir y eso hace que aumente la angustia del perro. Para eso podemos vestirnos antes de proponerle un juego al perro por ejemplo para que la asociación no sea siempre con que nos vamos a ir de casa.

    Ahora vamos a entrar en la parte que yo considero más importante. El trabajo sobre la independencia, madurez y gestión emocional del perro. Esto la verdad que debe realizarse siempre, con independencia de que el perro tenga APS o no.

    En primer lugar para tratar cualquier problema debemos tomar medidas para liberar el estrés que se va acumulando y va cargando al perro. Para esto podemos utilizar una camisa abrazadora (Thundershirt, anxiety wrap), feromonas, trabajos de agilidad sin ninguna exigencia y muy muy importante trabajos de olfato. Son la mejor forma de reducir los niveles de estrés para los perros.

    Para trabajar sobre la independencia del perro debemos hacer varias cosas:
    1) No reforzar conductas de apego. No debemos permitir que el perro nos siga a todos sitios. El perro debe saber esperar a que terminemos algunas actividades. Podemos contraacondicionar los momentos en los que el perro no debe seguirnos con esperar en un lugar concreto, o ir a una zona delimitada para él. No debemos permitir conductas como apoyarse sobre nosotros que fomenten la dependencia del perro.

    2) Fomentar que juegue el solo mediante juguetes interactivos, o cualquier otro tipo de juguete que le guste. Durante este tiempo le dejaremos que juegue como el quiera sin interferir con el.

    3) Fomentar la exploración, por ejemplo proponiéndole juegos de olfato en otras habitaciones de la casa, para que se divierta sin estar en el mismo sitio que nosotros. Durante este tiempo no interferimos con el perro permitiéndole desarrollar la actividad de forma independiente, y que sea el hecho de encontrar la comida lo que le refuerce.

    4) Yo recomiendo que el perro tenga una zona delimitada donde pueda ir a relajarse y donde podamos dejarle mientras hacemos otras actividades. Es importante que el perro pase tiempo solo sin recibir atención. Un parque para cachorros, jaula o transportin. Me gusta especialmente el parque de cachorros.

    5) Debemos potenciar que el perro se enfrente a nuevas situaciones por si mismo, sin ayuda del guía (siempre situaciones controladas). También ayuda proponerle desafíos desasociados del guía con un premio final que el perro pueda resolver de la forma que crea conveniente.

    6) Darle un cierto margen para interactuar con el entorno. No debemos prohibirle cualquier intento de exploración.

    Madurez:
    La ansiedad por separación es una conducta muy neoténica que se suele producir en perros poco maduros y muy dependientes del dueño. En muchas ocasiones la madurez se solapa con la independencia, por lo que todas las pautas que hemos visto para la independencia van a ser utiles para fomentar la madurez. Además conviene añadir la exigencia en el adiestramiento y en el cumplimiento de normas. Un perro maduro debe tener responsabilidades y obligaciones dentro del grupo social. Una vez el perro comprende lo que se espera de él debemos exigírselo mediante una reprobación social.
    Tambien son utiles los juegos con mordedor, o simplemente con una cuerda en los que el perro gana cuando sigue las normas. En estos juegos, una vez aprende las normas podemos meter la exigencia sin que el perro se vea afectado ya que lo encuadramos en un entorno lúdico.

    Gestion Emocional:
    Conviene someter al perro a pequeños estimulos negativos que vaya a saber resolver. Por ejemplo como explique en el post de trabajo con cachorros:


    7) Gestión de estímulos negativos y manipulación: Es muy frecuente que perros que han sido protegidos en exceso se bloqueen o reaccionen de forma desmedida al encontrarse con pequeñas adversidades. Para evitar esto debemos planear pequeñas molestias que nuestros cachorros deben superar. Esto puede ser tan simple como colocarle una diadema o una goma elástica mientras realiza alguna actividad divertida. Cuando la supere, además de entregarle su premio le quitamos el objeto que le causa la ligera molestia. También debemos acostumbrar al perro a que puede ser manipulado por las personas. Debe acostumbrarse a que le podamos tocar todas las zonas de su cuerpo: testículos, almohadillas, dientes… Debemos esperar hasta que se quede tranquilo antes de liberar al perro para no acostumbrarlo a que revolviéndose dejamos de tocarle. Recordemos que se trata de una ligera incomodidad, y no de manipularle bruscamente. Por cierto, este trabajo lo agradece un montón el veterinario.


    _________________



    Invitado bienvenido al foro, disfruta con su contenido y aporta cuanto gustes

      Fecha y hora actual: Mar Nov 21, 2017 4:36 pm